En una SPECT de perfusión miocárdica normal la captación del trazador es homogénea en todos sus cortes, tanto de estrés como de reposo. Sin embargo, en algunas ocasiones el número de cuentas puede estar disminuido en el ápex debido a que en esta zona el miocardio es más delgado. La distribución normal de la actividad ventricular se reparte de forma algo distinta en hombres y mujeres debido a la diferente distribución de las atenuaciones fisiológicas. En ambos sexos la máxima captación se localiza en la pared lateral, y la menor, en la región anterior e inferior. En las mujeres suele equilibrarse la atenuación diafragmática con la mamaria, pero en los hombres sí puede existir diferencia entre la región anterior y la inferior, atribuible a la atenuación del diafragma y a la ausencia del efecto atenuador de la mama en la cara anterior. Estas diferencias tienden a desaparecer cuando se utilizan sistemas de corrección de la atenuación. Antes de evaluar la posible presencia de defectos de perfusión, las imágenes tomográficas deben inspeccionarse de forma global, de forma que se obtenga una impresión respecto al tamaño de las cavidades, al grosor del miocardio y a la relación de la captación miocárdica respecto a la de las estructuras vecinas.

Aunque se asignan, de forma genérica, regiones (o segmentos) a cada arteria coronaria, pueden existir importantes variaciones individuales. La arteria descendente anterior irriga la pared anterior, el septum y el ápex. La región inferior-apical y la porción inferior del tabique pueden estar irrigadas por la arteria descendente anterior cuando ésta es larga y rodea al ápex, o bien por la descendente posterior, arteria que puede provenir de la circunfleja o de la coronaria derecha.

Los defectos de perfusión se valoran de forma subjetiva sobre los cortes tomográficos teniendo en cuenta las siguientes características: extensión, intensidad, reversibilidad y  afectación de uno o más territorios. Se define una puntuación de intensidad de los defectos en 5 grados: 0: normal; 1: hipocaptación ligera; 2: hipocaptación moderada; 3: hipocaptación intensa, y 4: ausencia de captación; donde la captación es igual a la actividad de fondo.

La reversibilidad entre estrés y reposo se cataloga como total, parcial o nula. Los defectos totalmente reversibles pueden considerase como patrones isquémicos. Los que no incrementan la actividad en reposo pueden corresponder a diferentes situaciones. Si son ligeros y localizados en la región inferior en hombres o en la región anterolateral en mujeres suelen corresponder a atenuación. Cuando son moderados o intensos suelen corresponder a infartos con mayor o menor grado de transmuralidad. También existen otras alteraciones más infrecuentes del tejido miocárdico de carácter permanente: fibrosis, degeneración, masas ocupantes de espacio, etc. Los defectos parcialmente reversibles se interpretan como áreas en las que coexiste tejido cicatricial (generalmente zonas de infarto no transmural) y miocardio isquémico.

La SPECT de perfusión miocárdica permite detectar las regiones miocárdicas peor perfundidas en relación con las menos afectadas que no necesariamente han de tener una perfusión normal. Ocasionalmente el estudio puede ser falsamente negativo al estar el flujo coronario homogénea y globalmente disminuido. En estos casos, además de tener en cuenta el resultado clínico y electrocardiográfico de la prueba de esfuerzo y la capacidad funcional durante la misma, es útil la valoración de algunos datos indirectos detectables en el estudio de perfusión como son la captación pulmonar anormal, la dilatación ventricular y el descenso de la fracción de eyección (FE) del VI (FEVI) post-estrés, que son signos de gravedad de la cardiopatía isquémica y de mal pronóstico.

Los criterios de viabilidad en las imágenes de SPECT de reposo con tecneciados o de reposo-reinyección o redistribución tardía con 201Tl se basan en detectar captaciones > 30-40% con respecto a la máxima en los segmentos con hipoquinesia severa, aquinesia o disquinesia.

A parte de las imágenes de perfusión miocárdica, con la gated-SPECT se obtienen imágenes de motilidad y engrosamiento del VI en 8-16 fases del ciclo cardíaco. Con los programas de cuantificación existentes se puede obtener información adicional a la perfusión, como son los volúmenes, la función ventricular izquierda, la motilidad y el engrosamiento segmentario. La puntuación de las alteraciones de engrosamiento y contractilidad también se divide en 5 grados: 0: normal; 1: disminución ligera; 2: disminución moderada; 3: disminución intensa, y 4: ausencia de engrosamiento o de contractilidad. La presencia de engrosamiento sistólico en regiones con severa alteración de la contractilidad es otro criterio de viabilidad miocárdica.

Dr. Jaume Candell y Santiago Aguadé

En esta entrada no hay comentarios.

Los comentarios están cerrados.

Todo el contenido de este blog esta bajo licencia de Creative Commons
Freicurv theme por flisterz y traducido por Trazos Web